Una vida cristiana normal se enfoca mucho más en nuestra identidad, privilegios y status en Cristo antes que en nuestra

Una vida cristiana normal se enfoca mucho más en nuestra identidad, privilegios y status en Cristo antes que en nuestra corrupción restante. Debemos vivir una vida de gozo en esta identidad y, en un plano secundario, una vida de arrepentimiento. Esta libertad tiene un largo alcance que estimula el crecimiento espiritual por medio de relaciones en vez de reglas, mirando al futuro más que al pasado.

You may also like...